martes, 29 de mayo de 2012

Los recortables de la Colla dels Federins. Trabucaires de Terrassa.


Es para Zuavos del Mundo todo un honor la deferencia que ha tenido la Colla dels Federins, trabucaires de Terrassa el obsequiarnos con estos recortables tanto de los Zuavos Carlistas como de las tropas Federales que fueron tan populares en el siglo pasado. A continuación pasamos a reproducir cual es su origen.
Los denominados recortables fueron hasta no hace mucho tiempo, un juguete infantil bastante popular. No eran ,a s que unas laminas con ilustraciones para recortar sobre temas variados: medios de transporte, casas, muñecas o soldados. Estos, por ejemplo, una vez recortados se podían mantener en vertical , gracias a una base que se podia doblar y de esta manera crear una base plana.  Por su bajo precio se lo podian permitir todos los bolsillos y de todas la edades.
Parece ser que su origen es francés, donde eran muy populares las estampas de los santos, reyes o personajes de cuentos y leyendas. Hacia final del siglo XVIII, se incluyeron temas populares, con escenas de la vida cotidiana, militares, ...
La aparición de láminas con hileras de soldados se enraizó bastante durante la Guerra de Independencia (1792-º795). Pero es a mitad del siglo XIX cuando los recortables se consolidan como un juguete infantil. Estos recortables de mitad del siglo XIX i mitad del siglo XX son actualmente piezas de anticuario bastante buscadas por los coleccionistas.
LOS RECORTABLES DE LOS SOLDADOS CATALANES.
En la iconografía “oficial” militar de los siglos XVII i XVIII, los recortables de soldados tienen dos aspectos diferenciales.
Un entramado de intereses populares, diferentes de los elitistas del grabado o la pintura militar que recogía episodios relacionados con la nobleza y la realeza.
El otro relacionado con la técnica de impresión. En tanto en cuanto el grabado “eulte” se realizaba con acero y era caro, los recortables de los soldados, los moldes se hacían con madera o con cobre y por tanto eran mucho más baratos. A partir de 1854 se sustituiría la xilografía artesanal por la mecanización con el uso de las técnicas litográficas con planchas. Por esta época empieza la producción en la casa Paluzie (1860-1940) de Barcelona, que será la empresa más importante de la historia de los recortables en nuestro país.
El punto de corte se daría en la guerra del Roselló (1793-1795), con un potente protagonismo a Catalunya ya que la Corona dejó todo el esfuerzo de la guerra, humanitario y material y es sostenimiento a los propios catalanes. 
Eso llevaría la creación de nombrosas unidades militares locales, con lazos de identificación popular. En este clima nace en Catalunya la afición tanto a mayores como a niños de los recortables de los soldados o también denominados “fulls de rengle”.
36.340

No hay comentarios: