martes, 26 de junio de 2012

La Varsoviana





La Varsoviana es una de las canciones más importantes del movimiento obrero y de la causa de la Revolución mundial. Fue compuesta, en 1883, por el poeta polaco Waclaw Swiecicki, cuando estaba encerrado en una prisión de Varsovia, en un momento en que el movimiento obrero polaco sostenia duras luchas reivindicativas y peleaba contra la ocupación del Imperio Ruso. La canción se basó en un tema popular polaco (otras versiones apuntan a "La Marcha de los Zuavos" o "Les Hussards de Bercheny"). Se cantó, por vez primera, en la manifestacion obrera del 2 de marzo de 1885 en Varsovia y se popularizó y versionó en toda Europa por la solidaridad del movimiento obrero con los luchadores polacos.

Ésta es la letra en castellano:

Hostiles torbellinos soplan sobre nosotros,

fuerzas oscuras nos esclavizan con furor.
En mortal combate entramos con el enemigo
y todavía un extraño destino aguarda.
Pero vamos a plantar con orgullo y valor
a la heroica bandera del trabajador.
Bandera de lucha de todos los pueblos
por la libertad y un mundo mejor.
A sangrienta batalla,
sacra y justa,
marcha, marcha, y sigue al frente
proletario.
Muere de hambre el obrero
¿callaremos, hermanos, por más tiempo?
¿Puede acaso el ver a la horca
asustar a nuestros jóvenes camaradas?
En gran batalla no serán olvidados
los caídos ante el honor de nuestro ideal.
Sus nombres estarán en gloriosos cantos
y en la memoria de millones de personas.
A sangrienta batalla,
sacra y justa,
marcha, marcha, y sigue al frente
proletario.
Aborrecemos la tiránica corona;
pero honramos las cadenas de la mártir nación.
La sangre de personas inundó los tronos
y a nuestros rivales bañaremos en sangre.
¡Venganza sin piedad a todo enemigo!
¡A los parásitos de las masas proletarias!
¡Venganza sin piedad a plutócratas y zares!
La victoria está más cerca a cada instante.
A sangrienta batalla,
sacra y justa,
marcha, marcha, y sigue al frente
pueblo del trabajo.


No hay comentarios: