martes, 29 de mayo de 2018

Un estudio pionero analiza los niveles sonoros de las armas de avancarga

Muy probablemente es la primera vez que una persona que ejerce de otorrinolaringólogo sea también presidente de un grupo trabucaire. El doctor José Maeso, presidente de la Colla de los Federins de Terrrassa i de la Creu Alta, ha impulsado un estudio que analiza los niveles de ruido que se derivan de las actuaciones de los trabucaires. El estudio rompe algunos tópicos y sitúa el nivel de sonido que se produce de la actividad trabucaire en un promedio general de 113 decibelios, dato que aconseja medidas de prevención por los actuantes y de protección por el público, pero que se encuentra en el nivel de una sala de discoteca o de un taladro doméstico.

"No encontramos ningún estudio que cifre el nivel sonoro de las descargas de las armas de avancarga, ni tampoco ninguna base de datos que nos aportara información, por eso creamos el estudio y hemos encontrado respuestas a nuestras preguntas" , expone el presidente de la Colla de los Federins i de la Creu Alta y doctor en otorrinolaringología José Maeso. El estudio, impulsado desde la colla con el apoyo de la Colla Tro Gros de Súria, ha contado con la colaboración del Ajuntament de Súria, el departamento de audiología de la empresa Cottet y el material técnico de medición de la empresa SGS Tecnos SA

Para llevarlo a cabo de una manera homologable y siguiendo los protocolos científicos se reunieron 24 armas de 22 modelos de trabucos y armas diferentes, y se realizó el sábado 17 de junio de 2017 en Plaza Mayor del Pueblo Viejo de Súria, un ambiente urbano que reprodujera la mayoría de las condiciones que se dan en las actuaciones reales. Para cada una de las armas se hicieron medidas sonométricas a un metro, cinco metros y diez metros del tirador a nivel de tierra. También se hicieron medidas desde los primeros y segundos pisos de edificios que daban a la plaza, tanto con las ventanas cerradas como abiertas. Finalmente en la plaza se reunieron las 24 armas en una tirada conjunta, tomando medidas tanto a pie de calle como desde un primer piso. "Con el estudio hemos obtenido mucha información", expone Maeso creando expectación

Tópicos rotos, actuaciones responsables.

El nivel de sonido que se produce con las descargas de los trabucaires es elevado, con un promedio general de 113 decibelios, pero al nivel de una sala de discoteca o de un taladro doméstico. No hay que olvidar que es importante proteger los oídos, con tapones específicos, cuando se emplea un taladro doméstico, ya que se considera que más de 15 minutos con este ruido constante provoca daños auditivos. Así pues, si bien la descarga de los trabucos es puntual, los actuantes también deben disponer de medidas de prevención, es decir, tapones en los oídos, que se pueden adquirir en las farmacias.

Los niveles de ruido más altos se producen en las frecuencias graves (200-250 Hz), las cuales "dan mucha sensación de vibración, pero son menos peligrosas que las frecuencias agudas a la hora de lesionar el oído, sin olvidar que en todas las frecuencias el ruido producido es alto ", según explica Maeso.

Un tópico que se rompe es el que considera que a más gramos de pólvora, más ruido. Con cargas muy diferentes de pólvora y por la misma arma se ha descubierto que en promedio puede haber una diferencia de sólo unos 6 decibelios (dB). Concretamente, en un mismo trabuco entre cargar 11 o 20 gramos de pólvora sólo se pudo lograr una diferencia de 3 dB. Y el tamaño no es importante: entre un volquete grande con 20 gramos de pólvora, y una pistola con 6 gramos de pólvora sólo se encontraron 4,5 dB de diferencia entre las medias de sonido. Análogamente, la media de sonido lograda por la tirada simultánea de las 24 armas del estudio (122,9 dB) fue sólo de 8 dB superior a la tirada del arma aislada más ruidosa (114,96 dB).

El otorrinolaringólogo y presidente de la Colla de los Federins y de la Cruz Alta, tras el estudio emite tres conclusiones principales: los niveles de sonido alcanzados entre las armas de avant-carga no difieren entre ellas de manera significativa, de la misma por lo que un mayor gasto de pólvora no corresponde un incremento significativo de ruido. Por último, el estudio del rango de frecuencias ha demostrado una mayor repercusión en los tonos graves, si bien el volumen para todas las frecuencias es alto. "Por eso se deben aconsejar medidas de prevención para los actuantes, y de protección para el público", concluye José Maeso. "Además de sorprendentes, los datos del estudio las consideramos positivas", añade el jefe de la Colla dels Federins de Terrasa, Josep Sellarés.


El estudio ha sido posible gracias a la colaboración de las siguientes grupos que reunieron las 24 armas: Colla dels Federins de Terrassa i de la Creu Alta, Tro Gros de Súria, trabucaires de Solsona, Berga, Castellar del Riu, del Vi d'Alella, Miquelets de Catalunya y Sant Andreu de Barcelona. 

Fuente: Tornaveu
106.760

No hay comentarios: