martes, 15 de mayo de 2012

Impresiones de un Zuavo en México 1857. Dr. Julius Schiving



Hace medio siglo el bibliófilo mexicano Roberto Valles Martínez se dio a la tarea de publicar un conjunto de dibujos que representaban escenas ocurridas en nuestro país alrededor de 1857. Los documentos venían acompañados de algunas hojas manuscritas que permitieron establecer que las obras fueron realizadas por el médico suizo Julius Schiving, quien viajó a México para ejercer su profesión. La intervención francesa se le presentó como una excelente oportunidad para consolidar su posición, convirtiéndose en colaborador del Segundo Imperio. Es probable que con la derrota y fusilamiento de Maximiliano, Julius Shiving retornara a Europa llevando con él sus preciados papeles. Con el paso del tiempo el Dr. Shiving obsequió los dibujos a su nieto, no se sabe que circunstancias mediaron para que una parte de ellos fueran a parar a una librería en los Estados Unidos donde los adquirió el Sr.Roberto Valles.
El álbum fue denominado por el editor Impresiones de un zuavo, aludiendo a la cercanía del suizo con el ejército francés. La imagen que aparece en la portada, proviene del dibujo en que se observa a una partida de militares desplazándose (2). Entre los personajes que aparecen fue seleccionado el que aparece ataviado con el típico uniforme de zuavo, creando de esa manera un fuerte nexo entre el título y la portada. Algunas de las obras cuentan con anotaciones que permiten identificar el lugar y la fecha como el que representa la trajinera (3) situándola en Santa Anita en Junio (1859). Hay algunas representaciones de expresiones populares, lugares tradicionales y en especial de actividades de enorme arraigo, tradición y belleza como la música, el baile, la tauromaquia y la Charrería.

En la actualidad las posibilidades brindadas por las nuevas tecnologías para difundir cualquier información de manera fácil y gratuita, nos hacen olvidar que hasta hace no muchos años, sólo un gesto de verdadera filantropía permitía hacerlo posible. Al tomar la decisión de editar un documento considerado valioso, todos los detalles se vuelven importantes, bajo esas condiciones cualquier tirada por más corta que sea, implica hacer un gasto importante de dinero, y una inversión considerable de tiempo. De acuerdo a la información disponible, se sabe, que no fue la primera vez que se lanzó en esta aventura, ya con anterioridad don Roberto Valles Martínez en compañía del bibliófilo Florencio Gavito editaron de manera facsimilar la Doctrina y enseñanza de la lengua mazahua ... de Diego Nájera de Yanguas, libro del que se conocen tan sólo cuatro ejemplares y no todos completos.
Este tipo de acciones merecen el mayor reconocimiento, nuestro agradecimiento y nos sirven para recordar que la preservación de libros y documentos sin acompañarlos de su difusión, es una actividad poco útíl.

No hay comentarios: