martes, 14 de abril de 2015

Los soldados del Papa: Los Zuavos pontificios del Canadá francés

Foto de la caratula del libro Los soldados del papa
Foto de la caratula del libro Los soldados del papa
Crédito de la foto: Les Presses de l'Université Laval

Hacía finales de los años 1860, jóvenes de la élite canadiense francesa en búsqueda de aventuras militares fueron enrolados por el entonces obispo de Montreal, monseñor Ignace Bourget, para socorrer al papa Pío IX o Pío nono, que trataba defender los Estados pontificios contra el ataque de los italianos republicanos. Recordemos que los Estados pontificios fueron los territorios de la península itálica bajo la autoridad del papa, desde el año 751 hasta 1870.
zouave2El 19 de febrero de 1868, en la basílica de Nuestra Señora de Montreal se celebró una misa para marcar la salida del primero de los 7 destacamentos de voluntarios que querían formar parte de los Zuavos pontificios. Después de la misa, los voluntarios desfilaron, aclamados por unas 20.000 personas.
El regimiento de los Zuavos pontificios, fue creado en 1861 por el papa Pío nono para defender a Roma contra el ejército de Victor Emmanuel II, que quería integrar los Estados pontificios al reino de Italia. En ese entonces, el regimiento de los Zuavos pontificios recibió batallones de Bélgica, Francia, Holanda, Irlanda y Canadá. Es importante resaltar que todos los hombres del batallón canadiense eran canadienses franceses de la provincia de Quebec.
En Quebec, la provincia es invadida por una ola de entusiasmo debido a una serie de cartas pastorales enviadas en noviembre de 1867 por monseñor Bourget, en las que explicando que un zuavo canadiense había perdido la vida durante una batalla contra el jefe republicano Giuseppe Garibaldi, exigía a cada una de las parroquias de su diócesis que enviaran reclutas y fondos para prevenir el sacrilegio que representaba el ataque contra el dominio temporal del Santo Padre, afirma Jean-Philippe Warren, sociólogo y antropólogo, profesor asociado en la Universidad Concordia de Montreal y autor del libro Les soldats du Pape.


No hay comentarios: